Cómo aplicar la técnica EMDR en tu vida cotidiana

Supongamos que hace años tuviste un grave accidente en el coche, que te ha dejado sensible a eventos similares. Hoy vas caminando por la calle y presencias una colisión, lo que inmediatamente desencadena en tu mente pensamientos negativos, nerviosismo, entre otros. O también, supongamos que tienes temor a las arañas, y que acabas de ver una bastante grande en el jardín, sólo para que la fobia se apodere de tus pensamientos y tome el control de tu cuerpo.

Captura de pantalla 2016-10-12 a las 21.08.55.png

EMDR = Se trata de un mecanismo de acción que, mediante el movimiento ocular, se intenta hacer un desapego emocional de un problema particular, para procesarlo de un modo distinto y reducir o eliminar el impacto psicológico negativo.

En situaciones como estas puedes aplicar la técnica EMDR. Sólo necesitas mover los ojos en abanico, en círculos, de lado a lado. Puedes reemplazar o acompañar por otros gestos, como tararear, chasquear los dedos, dar golpecitos suaves en tu pierna con las puntas de los dedos. Al hacer estas mecánicas físicas obligas a tu cerebro a ponerse en funcionamiento (para dar las órdenes que permitan estos movimientos), lo que separa los procesos de fobia y de acción, reduciendo las emociones negativas. Eventualmente, la parte de tu cerebro que hace los movimientos superará a la que está paralizada en fobias.

No sólo ante el temor podrás aprovechar la técnica EMDR. Si estás sumido en un asunto y tu mente parece negarse a pensar en otra, sólo prueba mover tus ojos de lado a lado. Al hacerlo interrumpes los pensamientos que te estaban atrapando, y tu mente quedará lista para dedicarse a la nueva tarea.

¿Necesitas dejar atrás un mal recuerdo de tu pasado? Supongamos que acabas de romper con tu pareja, de discutir fuertemente con tu hermano, de tener una riña por teléfono con el encargado de atención de los servicios. Te sientes lleno de ira, de frustración, pero necesitas seguir adelante con tu vida. Mientras piensas en ello, sólo mueve tus ojos, “tapea” tus dedos tamborileando sobre la mesa, o da golpecitos con tu pie en el piso. Hacer estas acciones mecánicamente te permitirá disociar tu mente, separar los procesos en los hemisferios de tu cerebro, y quitará el protagonismo a eso que estaba invadiendo toda tu cognición.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s