Cultivo de la estevia

 

CULTIVO, REPRODUCCIÓN Y USO DE LA STEVIA REBAUDIANA

La Stevia, planta de origen tropical (Paraguay), tiene un comportamiento distinto del natural en climas mediterráneos, donde los días acortan mucho durante el otoño-invierno, provocando así una parada importante en el crecimiento de la planta (en cambio, en las islas Canarias su comportamiento es más similar al de sus orígenes tropicales). Por este motivo, la planta que es plurianual (es decir, que puede rebrotar 4-5 años), cada primavera arranca otra vez con fuerza, rebrotando nuevos y numerosos brotes desde debajo de las raíces.

Multiplicación y cultivo

A partir de la primavera y casi hasta mediados de agosto las plantas se pueden ir reproduciento por esquejes(caso similar a los geranios). De una planta de Stevia que rebrote en primavera se pueden producir de 200 a 500 nuevas plantas por medio de este sistema, esquejando durante todo el tiempo que la planta va vegetando. Hay que vigilar de no plantar un brote que acabe en flor, porque nunca llegaría a enraizar. Normalmente los brotes de primavera y verano tienen pocas veces flor. Cabe decir que estas flores no acabarían de producir semillas con poder de germinación. De ahí que la reproducción deba hacerse por esqueje y no por semilla. De esta manera si partimos de una buena variedad conservaremos siempre sus características medicinales. Para asegurarnos de que un brote de Stevia sin raíces pueda enraizar bien, seguiremos los siguientes pasos:

– Llenaremos la maceta o tiesto con turba abonada que puede encontrarse en cualquier garden, y la regaremos hasta que quede bien empapada.

– De un brote de Stevia que tenga 20 cm. de longitud, cortaremos los 10 cm. finales (asegurándonos de que no termina en flor). De estos 10 cm. de tallo (esqueje), quitaremos las 2-3 hojas inferiores para facilitar el enterrado en la turba. Clavaremos el brote en la turba y presionaremos fuertemente con los dedos alredededor del esqueje para que haya buen contacto con la turba húmeda. Entre que se corta el brote y se planta no ha de pasar mucho tiempo. Es mejor cortar y plantar inmediatamente o bien mantener los brotes en agua como si fueran flores cortadas.

– Pondremos la maceta en un lugar sombreado para evitar que el sol seque el brote, y regaremos 3 veces al día (a primera hora, a mediodía y al final del día). Observación: un lugar sombreado significa un invernadero o bien un emplazamiento al aire libre donde nunca dé el sol directamente. Si es al aire libre colocaremos además la planta en un lugar a resguardo del viento para evitar la deshidratación excesiva. Un lugar sombreado tampoco significa el interior de una habitación o almacén con poca luz.

– A los 25-30 días el brote de Stevia comenzará a ponerse derecho y cuando se observe que empieza a salir alguna hoja nueva ya puede ponerse la planta en una zona con más sol, donde ya no parará de crecer. Cuando el brote trasplantado empiece a echar hojas nuevas, dejaremos de regar las 3 veces al día y sólo regaremos una vez por la mañana.

– Al cabo de 2 meses de haber trasplantado un brote sin raíces a una maceta pequeña, trasplantaremos por segunda vez al lugar definitivo, que puede ser al aire libre, en un jardín, huerto o campo de cultivo, dentro de un invernadero o también en una maceta o tiesto suficientemente grande para facilitar el máximo crecimiento de la planta. Un invernadero permite avanzar la producción unas semanas en primavera y atrasar la decadencia de la planta en otoño. El invernadero durante los meses más fuertes del verano se puede sombrear un poco para evitar los calores fuertes y simular el clima tropical de donde es originaria la Stevia. A pesar de todo, al aire libre y a pleno sol la Stevia se desarrollará bien.

– Cuando hacia finales de otoño notemos que la planta no tiene más ganas de crecer y se llena de flores, es el momento de recortar la planta dejándola con unos 10 cm. de altura y aprovecharemos para secar las hojas de los tallos cortados.

– Para secar las hojas durante el verano de forma correcta, procuraremos que no les toque el sol directamente, con el fin de preservar todas las propiedades medicinales. Con las hojas de última hora, cuando recortemos la planta para pasar el invierno, es inevitable secarlas al sol o si tenemos pequeñas cantidades podemos secarlas en el interior de la vivienda donde habrá mejor temperatura. Lógicamente, estas orientaciones variarán según la zona en que nos encontremos.

Marco de plantación (cultivo en suelo)

El marco de plantación dependerá del epacio que tengamos, de la anchura de los bancales, etc. Si no tenemos problemas de espacio, podemos poner las plantas separadas unos 30 cm o más para que puedan crecer libremente. Normalmente en cultivo a gran escala los marcos de plantación son de 50 cm entre hileras (para poder pasar) y de 20-30 cm entre plantas dentro de la hilera.

Riegos

La Stevia es una planta de clima tropical y no tolera la sequía. En los días de fuerte calor seco veremos cómo las hojas se inclinan medio marchitas debido a la fuerte transpiración, y conforme el sol va aflojando veremos que las hojas vuelven gradualmente a la normalidad. Esto nos da una idea del agua que necesitan en verano, ya que durante esta estación, dependiendo siempre de la zona en que estemos, es necesario regar casi cada día, pero en primavera y otoño esperaremos a regar cuando la tierra, al contacto con la mano, no dé sensación de humedad. Para evitar una excesiva evaporación del agua del suelo podemos aplicar un acolchado con paja o material orgánico en la base de la planta, así se ahorran riegos y agua. Durante el invierno, al estar la planta parada, regaremos muy poco para evitar que se pudran las raíces ya que de éstas han de brotar nuevas plantas en primavera. En cualquier caso, la Stevia no tolera un exceso de humedad y si el suelo está encharcado o con mal drenaje, las raíces se pudrirán. Es necesario pues un equilibrio y debemos aprender a que tenga la humedad adecuada sin pasarnos.

Abonado 

La Stevia es una planta poco exigente en abonado. Con abono orgánico no hay problema si nos pasamos de dosis pero con abono mineral o químico hay que ir con cuidado para no aplicar en exceso ya que la planta se resiente mucho e incluso puede morir. Si usamos abono mineral o químico, comenzaremos a aplicarlo unos dos meses después del trasplante, en poca cantidad pero frecuentemente (cada 30 días). El abonado mineral ha de ser mayor en potasio que en fósforo y nitrógeno, y además debe estar enriquecido con microelementos. Con un buen abonado orgánico una vez al año es suficiente, al inicio de la primavera si la planta está en tierra. Si está en maceta, añadir un 20-30 % del volumen de la turba.

Tratamientos

La Stevia es una planta muy resistente a insectos y hongos si no abusamos de los riegos ni de los abonados químicos nitrogenados. En caso de observar algún pulgón o mosca blanca, recomendamos hacer tratamientos con extractos de ajo, aceites de Neem o con otros productos autorizados en agricultura ecológica. Si observamos alguna oruga, no es necesario tratar. Si el ataque de oruga es muy fuerte, trataremos con preparados de Bacillus Thuringiensis (es un insecticida ecológico que no requiere plazo de seguridad). Hay que vigilar los caracoles y babosas, a los que la Stevia les apetece mucho. En este caso, podemos recogerlos a mano o usaremos el fosfato férrico natural que es un molusquicida autorizado en agricultura ecológica. Con estos tratamientos aseguraremos una recolección de hojas sin productos tóxicos y podremos obtener todas las propiedades medicinales que contiene la planta.

USO MEDICINAL DE LA STEVIA

Consultando la multitud de estudios y con la experiencia de centenares de diabéticos que la consumen en Cataluña y el resto del Estado Español, se puede decir que es una planta que regula el azúcar en la sangre, que reduce la presión arterial, que regula el aparato digestivo en general, actúa favorablemente en muchas personas con ansiedad, reduce la grasa en personas obesas , es diurética, eliminando  kilos de líquidos corporales retenidos, reduce el colesterol y ayuda a quemar los triglicéridos.

La dosis que suelen utilizar la mayor parte de las personas que han observado efectos beneficiosos es de 2-4 hojas tiernas comidas directamente antes o mientras se  desayuna y 2-4 hojas más antes o durante la cena.

Cuando no se dispone de hojas tiernas se pueden hacer  infusiónes de hoja seca (una infusión por la mañana y otra por la noche). La infusión se puede hacer cada vez, con una dosis de una cucharada de postre por taza de infusión, o bien se puede hacer para dos días, dejando que un litro de agua empiece a hervir, cerrar el fuego y añadir 4 cucharadas de postre de hojas secas trituradas, dejando reposar 10 minutos y filtrar antes de tomarla, para que la hoja de todas sus propiedades.

Guardar en la nevera la infusión no utilizada en un frasco de cristal cerrado.

Otro sistema es dejar la noche antes en maceración de agua con temperatura del tiempo, la misma proporción de Stevia seca por litro y al dia siguiente filtrar , tomar la que se desee y el resto guardarlo en la nevera.

Fuente Manual de cultivo y uso de la stevia de Josep Pàmies

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s